Deportes
Tendencia

James e Isco: del cielo al infierno, dos casos paralelos

Isco Alarcón, una de las grandes estrellas que han salido de España en los últimos años no llega a un acuerdo con el Unión de Berlin.

Cierra el mercado de fichajes en Europa. Las prisas corren por todos los despachos tratando de concretar hasta el último bombazo en forma de contratación. Algunos rompen récords, otros eligen su último destino, pero hay uno que se ha quedado sin el pan y sin el queso. En la fila del desempleado.

Isco Alarcón, una de las grandes estrellas que han salido de España en los últimos años no llega a un acuerdo con el Unión de Berlin. Su fichaje estaba llamado a copar el podio de lo más extraño de este mercado. Pero no se concretó, una petición de última hora del jugador no cuadró en la caja del conjunto alemán y todo se fue al traste.

Así es como uno de los mayores talentos ibéricos vive en la actualidad. Salió del club en el que llegó a tocar la gloria europea. Apartado posteriormente por el Sevilla al que llegó de la mano de su protector Lopetegui. Buscaba una nueva oportunidad en Alemania. Su caso es el ejemplo de una carrera truncada cuando tenía todo para triunfar. Y, aunque sea de forma inversa, guarda paralelismos con otro caso que se conoce de sobra en Colombia, James Rodríguez.

Isco y James coincidieron en uno de los Real Madrid más ganadores de todos los tiempos. El español recaló en la capital española un año antes, en 2013, como una de las mayores promesas del fútbol local. Su gran nivel en el Málaga que asombró a toda Europa lo llevó al Real Madrid. Un año más tarde, un jugador de unas condiciones bastante similares, James, ponía rumbo a Madrid tras convertirse en el goleador del Mundial.

La casualidad dio que ambos se desenvolvían básicamente en la misma posición. Las comparaciones fueron inevitables. De todos los técnicos que los dirigieron tan solo hubo uno que consiguió alinearlos a la vez en el once, Ancelotti. El español por una banda y el colombiano por otra en un equipo donde Kroos y Modric no necesitaban de guardaespaldas. James percutía con nombre propio en ese Madrid de Carletto, llegando a los 17 goles y 18 asistencias en el primer año. Isco actuaba de pegamento, constructor, y aún alcanzó los 6 goles y 13 asistencias. La pareja funcionaba, hasta que llegó Zidane.

Con la llegad del técnico francés, tanto uno como el otro recibieron una cruz. Situaciones y gestos que ya había visto antes Zidane con Benítez y que no le gustaron. El galo entró con el pie izquierdo con ambos dieces. El que superó la prueba fue Isco, que se ganó el puesto dentro un once donde convivía con Bale, Cristiano, Benzema, Modric y Kroos. En ocasiones, y hasta finales como la de Cardiff, el técnico prefería al talentoso malageño por encima del expreso de galés. Así Isco se ganó un hueco en un equipo que lo ganaba todo, mientras James tuvo que hacer las maletas, primero al Bayern y luego al Everton, para encontrar su camino.

El colombiano pasó por todo para tratar de demostrar su nivel mientras su cartel en Europa disminuía a cada año. Las lesiones nunca lo respetaron y lo persiguieron desde un primer momento en el Bayern, donde Carletto se lo llevó. Pero tras la salida del italiano su peso en el equipo cayó y los bávaros finalmente no ejecutaron la opción de compra. Tocaba probar una vez más la aventura blanca, aunque Zidane seguía en el banco.

Para cuando regresó en 2019, se puede decir que fue el punto en el que tanto Isco como James se reencontraron a la par. El español tampoco tenía ya el favor de Zidane después de su bajón. Y el colombiano apenas contó con oportunidades. Fue último punto de encuentro entre los dos, lastimosamente en su pico más bajo. Ambos habían tocado años atrás el cielo juntos.

Desde entonces la situación ha sido muy dispar para ambos. James ha tenido que pasar por una redención previa en Qatar, y ahora enlaza el camino en Grecia. De a pocos, retoma su nivel con 3 goles y 5 asistencias este año en 17 partidos. Mientras, Isco vive su peor momento a sus apenas 30 años, sin equipo y fuera del mercado. El tiempo dirá si el español, como a James, el fútbol le da una nueva revancha.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba