Internacionales

Disminuyen las cifras de los salvadoreños que buscaron entrar ilegalmente a EE.UU durante el 2022

De enero a diciembre llegaron a 85.124, mientras que en el año calendario de 2021 fue de 116.444. Los datos de ambos años son superiores al número de detenciones de 2020, que cerró ese año con 21.054, según base de datos de la CBP.

Más de 85.000 salvadoreños buscaron entrar indocumentados a Estados Unidos por su frontera sur en 2022, mientras que desde 2020 la cifra suma 222.622, de acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) revisados este martes por EFE.

De enero a diciembre llegaron a 85.124, mientras que en el año calendario de 2021 fue de 116.444. Los datos de ambos años son superiores al número de detenciones de 2020, que cerró ese año con 21.054, según base de datos de la CBP.

El año pasado en la frontera sur estadounidense se encontraban un total de 14.838 menores de edad no acompañados fueron registrados por la CBP

El pasado 17 de noviembre, el presidente Nayib Bukele publicó en sus redes sociales que «después de estar en el top 3 de los países que más migrantes enviaban a los Estados Unidos, ¡Ahora no entramos ni al top 10!».

Bukele publicó este mensaje con un cuadro de datos, atribuidos a la CBP, en los que se daba cuenta de los países con mayor «flujo migratorio» a Estados Unidos, pero únicamente con la cifra de octubre.

«Falta muchísimo por hacer, Roma no se construyó en un día; pero avanzamos a pasos agigantados», indicaba Bukele en su mensaje en Twitter.

La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) también explicó que 185.940 salvadoreños, hondureños y guatemaltecos fueron deportados, principalmente desde Estados Unidos y México, entre enero y noviembre pasado, un 63,6 % más que en 2021.

Desde años anteriores, según las autoridades de El Salvador y organismos internacionales, las principales razones que llevaban a los salvadoreños a migrar irregularmente son la reunificación familiar, búsqueda de mejores condiciones económicas y la violencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba